Imagen de previsualización de YouTube

En 1987, una tortuga se convirtió en el primer animal que tomaba imágenes de su entorno por “encargo” de seres humanos. Llevaba una Critter Cam, una máquina inventada por Greg Marshall, un biólogo marino y director de cine de National Geographic. Ahora se cumplen 20 años de este primer experimento que ha dado la posibilidad de fotografiar y hacer vídeos de la vida salvaje desde dentro hasta entonces impensables. Entre los “animales fotógrafos” ha habido de todo: pingüinos, focas, tiburones, osos, leones… y hasta ballenas, aunque aqui lo dificil fue colocar la cámara.

Imagen de previsualización de YouTube

Se empezó sobre todo en el mar y las primeras crittercams permitieron llevar a cabo algunos estudios con pingüinos o focas Weddell que revelaron aspectos poco conocidos de sus costumbres además de obtener imágenes espectaculares. No todo han sido animales marinos, ultimamente se han empezado a usar estas cámaras en animales terrestres… como los osos pardos.

Imagen de previsualización de YouTube

Las cámaras se han desarollado mucho desde 1987. Ahora hay algunas que apenas abultan más que una linterna y que pueden sumergirse hasta 700 metros de profundidad. Aunque una parte muy importante del trabajo consiste en desarrollar pegamentos, arneses, ventosas y otros métodos para que el instrumento no dañe al animal… y luego se pueda recuperar. Solo asi se logra ver las imágenes y recopilar la información.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email