El farmaco Trovan de PfizerLa historia data de 1996, pero ahora el Gobierno del estado de Kano, en el norte de Nigeria, ha iniciado la acción judicial contra la multinacional farmacéutica, acusandola de haber usado como cobayas a 200 niños del país, segun informa el diario nigeriano Daily Trust.

Hubo una epidemia de meningitis en la zona y Pfizer se ofreció voluntariamente para intervenir en el programa de emergencia lanzado por la OMS. Pero paralelamente seleccionaron a 200 menores enfermos y les suministraron medicamentos que, segun la denuncia, hasta entonces solo habían sido probados en cerdos. 18 murieron y los otros 182 sufrieron secuelas irreversibles: malformaciones, ceguera, parálisis o daños cerebrales.

El tratamiento experimental estaba basado en dos fármacos, el “Trovan” y el “Ceftriaxone”. Hoy se sabe que estos medicamentos, especialmente el “Trovan”, pueden provocar fallos hepáticos y por eso desde 1999 están retirados del mercado por la FDA, la agencia de comida y medicamentos de EEUU.

Logo de PfizerLa demanda contra la multinacional asegura que las familias de los menores no fueron informadas de que se trataba de un tratamiento experimental, ni nadie les dijo que podían negarse a participar y recibir los farmacos convencionales. Por eso  el fiscal general del Estado de Kano, Barrister Aliyu Umar, pide una indemnizacion de 2.700 millones de dólares (2.000 millones de euros) y presenta 29 cargos contra Pfizer, entre ellos los de “conducta no conforme con la ética, conspiración, ocultamiento de pruebas, simulación y homicidio de víctimas inocentes”.

La farmaceutica ha respondido diciendo que no ha recibido ningun requerimiento judicial, pero niegan los cargos. Segun ellos, sus medicamentos contribuyeron a salvar a 200 niños enfermos y el gobierno nigeriano estaba infomado de todo. 

No es la primera vez que se acusa a una multinacional de experimentar en un pais pobre. De hecho hasta una pelicula, el “El Jardinero Fiel“, denuncia la prática. Y hace menos de un año la Asociación Médica de Perú también acusó a la farmacéutica estadounidense Ventria Bioscience de experimenter con niños lactantes para evaluar la efectividad de un arroz transgénico que combate la diarrea [estudio pdf]. La multinacional dijo que tenían autorización de los padres, pero segun la AMP es una practica ilegal. 

Print Friendly, PDF & Email