No beneficia a España, precisamente. Josef Manola no cree que el Toro de la Vega sea muy diferente de cualquier corrida, porque en ambos casos el animal muere maltratado. Pero el corresponsal de la radio y TV pública de Austria, ORF, explica en radiocable.com que todos estos espectáculos dan una imagen “muy negativa” del país en el exterior. Destaca sin embargo que hay un rechazo cada vez mayor en la propia España hacia este tipo de fiestas y cree que la corriente social, unida a la política, que también ve en contra, y la económica pueden terminar suponiendo el fin de los toros.

Josef Manola asegura: “La imagen que cualquier espectáculo taurino proyecta fuera de España, no se ve desde aquí, pero es muy negativa. Yo en los 20 años que llevo aquí de corresponsal, cuando he tocado el tema, incluso desde el punto de vista del torero o de la gente que trabaja en el campo, la reacción del espectador es casi siempre negativa. En Europa en general y en mi país Austria en concreto, no se quiere ver ningún espectáculo en el que un animal es maltratado.”

En cuanto a si el Toro de la Vega supone un espectáculo más cruel que las corridas, afirma: “Un aficionado al toro seguramente vea una gran diferencia entre el trato y la actitud de un torero profesional y los de los aficionados que van con las lanzas a matar al toro en Tordesillas. Pero yo no veo gran diferencia. En los dos casos, la excusa, entre comillas, suele ser la tradición: `se ha hecho durante 400 años y hay que mantenerlo´. Pero no cambia nada en que el animal muere de manera miserable.”

El corresponsal también valora el rechazo que la fiesta del Toro de la Vega provoca en España: “Creo que como es un hecho puntual que pasa una vez al año quizá llame más atención la protesta contra el Toro de la Vega. Pero yo también he visto protestas de anti-taurinos en otras fiestas. Aunque como hay tantas fiestas populares y corridas en plazas de toros de grandes ciudades, éstas llaman menos la atención.”

Sobre si la polémica por la fiesta de Tordesillas, que incluso ha llegado a la política, puede indicar el “principio del fin” de los toros en España, Josef Manola apunta: “Yo creo que sí. Porque la corriente lleva a cada vez más rechazo hacia este tipo de fiestas. Además está el trasfondo del futuro económico de la fiesta de los toros. Los entendidos dicen que sólo puede funcionar si hay un cierto número de corridas al año. Y si no las hay, la ganadería y la cría del toro bravo dejará de ser un negocio y esto acabará más pronto o más tarde con las corridas. Y la corriente política creo que también está en contra, asi que los aficionados tendrán que adaptarse.”