Martin Dahms del Frankfurter Rundschau y el Berliner Zeitung asegura en radiocable.com que la revuelta ciudadana de Burgos ha llamado mucho la atención en el extranjero por el trasfondo político y económico del asunto. Señala que este caso refleja lo sucedido en los últimos años en España y lo que ahora indigna a la gente: los gastos inncesearios y la sintonía entre políticos e intereses económicos.

Martin Dahms explica: “Lo que convierte lo de Burgos en algo más que anecdótico es el trasfondo de la situación político económica de España. Y por eso ha llamado tanto la atención que incluso en periódicos de Nueva Zelanda, Egipto o Libia lo han seguido. Y ese fondo es que en este momento, España no tiene dinero para embellecer el país, sino para mantenerlo a flote. Eso es lo que ha llamado tanto la atención: lo de gastarse dinero innecesariamente.”

Y añade que hay otros motivos para la reflexión sobre esta revuelta ciudadana: “Primero está lo de gastarse dinero que no se tiene. Luego la idea instalada de que los que tienen la sartén por el mango, deciden por los demás y que si se hace una obra en España es porque hay un constructor detrás que huele un negocio. Y además como parece que en España siempre hay un cacique detrás,- en el caso de Burgos, Mendez Pozo-, la cuestión es más sensible”.

El corresponsal asegura que lo sucedido en Gamonal muestra que: “Quizá Burgos no es tan distinta de Marbella. Que al final los que deciden no son los ciudadanos, sino los políticos en sintonía con intereses económicos. Y eso preocupa. Porque toda la crisis que vivimos tiene que ver con esa mala estrategia entre políticos, constructores, inmobiliarias y bancos. Por eso lo de Gamonal, pese a ser por una obra de poca cantidad, 8 millones, es como una anécdota que refleja toda la historia reciente de España.”

En cuanto a si este caso puede ser un síntoma de que podría haber un estallido social en España, Martin Dahms apunta: “Eso es algo que todo el mundo se pregunta desde hace tiempo. A mi me lo han preguntado mucho desde Alemania: ¿Cómo es posible que España siga tan tranquila? Yo siempre digo que no está tan tranquila y que hay miles de manifestaciones todos los años. Pero casi todas son pacíficas. Burgos ha llamado la atención porque ha tenido una parte violenta.”

El corresponsal señala: “La mayoría de los vecinos con los que yo he hablado, dicen que no están a favor del vandalismo. Pero señalan que en este caso, eso ha hecho que al menos se les escuche. Existe la sensación general en España de que los políticos hacen lo que les da la gana sin escuchar. Y ahora en Burgos han empezado a escuchar, pero más por culpa de la violencia que por la movilización de los ciudadanos pacíficos.”

Y apunta: “Creo que tanto este gobierno como el anterior tienen esa preocupación. Que todo parece tranquilo, pero quién sabe si no puede explotar en cualquier momento. Porque en este país hay un descontento descomunal. Sobre todo hacia los políticos y los bancos. Y de ahí la nueva legislación de seguridad ciudadana… cuando en realidad no se trata d ela seguridad de los ciudadanos, sino de la de los propios políticos que no quieren enfrentarse a ese descontento.”

 

Print Friendly, PDF & Email