España ha perdido población en los últimos años. El fenómeno tiene causas como la baja natalidad o la crisis económica que ha hecho que muchos inmigrantes regresen a sus países y que españoles emigren en busca de oportunidades. Aunque los datos indican que en 2016, el número de habitantes volvió a crecer por primera vez después de cinco años consecutivos de retroceso, el problema de la despoblación es especialmente acuciante en algunas zonas rurales y de interior. Así por ejemplo se ha sabido que Galicia ya cuenta con más de 3.600 aldeas completamente vacías. Pero además la pérdida de población también afecta a ciudades medianas. En este sentido, destacan Cádiz, Valladolid y León como los lugares más afectados por la despoblación en los últimos 20 años.

En zonas rurales, la despoblación es un problema conocido que incluso ha sido destacado por varios medios internacionales. Pero no por sabido, el fenómeno se está frenando. En Galicia, por ejemplo los datos registrados en el Nomenclátor de 2017 que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE), indican que los núcleos vacíos en el mapa gallego suman ya 3.677. El año anterior, las aldeas sin un solo habitante eran 3.562. Y hace un lustro, el número era la mitad: 1.561. Un artículo de Ángel Arnaiza en el Correo Gallego ha puesto de relieve este asunto que confirma la imparable despoblación que sufre la Galicia interior y rural y que ha hecho que algunas de estas localidades se hayan bautizado como “aldeas fantasmas”.

Imagen de previsualización de YouTube

Pero la despoblación no se limita a las zonas rurales. Los municipios que más habitantes pierden en España son ciudades medianas. Las causas son diversas. En el norte de España, la desindustrialización y el cierre de minas y astilleros es uno de los principales factores, mientras que en el Sur y en Castilla, lo es el encarecimiento de la vivienda que hace que muchos jóvenes se muden a municipios colindantes.

Sea cual sea la causa, la comparación de los datos del INE y el censo de 1996 con 2017 -que ha hecho Business Insider-, evidencia una tendencia clara de pérdida de población en algunas ciudades. La peor parada es Cádiz que en los últimos 20 años ha perdido 27.547 habitantes. Ahora cuenta con 118.048, cuando en 1996 tenía 145.595. Le siguen en el ranking Valladolid, con 20.900 habitantes menos y León con 19.925.

Ferrol, es la cuarta ciudad española que más población ha perdido en 20 años, con 15.479 menos, afectada por el cierre de astilleros, y Salamanca es la quinta con una pérdida de 14.789 personas. A continuación figuran Bilbao (-13.765), Santander (-13.459), Granada (-12.870), Mieres (-12.461) y Langreo (-10.068). Y aunque quede fuera del Top 10, también destaca el caso de Sevilla, en el puesto 11º entre las ciudades con mayor pérdida de población desde 1996, con -8053. En el caso de la capital sevillana, el descenso ha supuesto además caer a 689.434 habitantes por debajo de la barrera de los 700.000 que la ha sacado del grupo de “grandes ciudades”.


(Foto: Flickr/Annamichal)

Print Friendly, PDF & Email