Ilustración del Pollo Urbano en sus 30 años

Que una revista cumpla 30 años, ya es todo un logro. Pero que sea El Pollo Urbano, una publicación satírica sobre las artes hecha desde Zaragoza, tiene tintes de heroicidad. Radiocable.com tiene una vinculación especial desde hace años con este medio que pasó de los pasquines a la imprenta y luego a los bytes de Internet, sobreviviendo a las dificultades, las zancadillas y las demandas. Por eso entrevistamos a su director Dionisio Sanchez para conmemorar el 30 aniversario del Pollo Urbano, un “Mensual elegante para el enano y el gigante”.

Surgió a finales de los 70 para hablar del grupo de teatro “El Grifo” que sacudió con sus montajes el panorama artístico de Zaragoza. “Eramos bastante heterodoxos. Hacíamos actuaciones y venía mucha gente a vernos, pero luego eso no tenía ningun reflejo en los medios. Entonces decidimos hacernos una revista, nosotros. Una revista de cultura, cine, teratro… pero fundamentalmente para hablar de nosotros” recuerda Dionisio Sánchez “aunque con ella nos hemos arruinado unas 4 o 5 veces”.

A pesar de contar con importantes dibujantes para la publicación, el sistema de “distribución” era muy poco ortodoxo. Ellos mismos viajaban a la Rambla de Barcelona o al Rastro de Madrid, se disfrazaban y a base de anís, moscatel y cognac pasaban la noche vendiendo la revista.

Esa primera época duró hasta que el Heraldo de Aragón les cedió una página semanal en el suplemento cultural. “Ahí empezó un momento estelar para el Pollo Urbano, cuenta Dionisio, porque los políticos nos tenían miedo”. Durante 9 años estuvieron acogidos -y sin censura ninguna a pesar de ser un medio conservador, remarca su director- bajo el manto del diario.

Y cuando acabó esa fase llegó Internet. El Pollo Urbano contó con la ayuda de Fernando Berlín y logró la consagración. Ahora cuentan con cientos de lectores, corresponsales en varias ciudades y hasta han “apadrinado” nuevos proyectos como una radio y una televisión… Siempre con el sentido del humor como bandera, “porque eso a la hora de ir al juzgado es fundamental, el “ánimus jocandi” -puntualiza Dionisio Sanchez-. Aqui todavía los jueces amparan dos cosas: la libertad de expresión a veces, pero el “animus jocandi” casi siempre”.    

Para conmemorar el 30 aniversario de la revista, se ha organizado una exposición en el Museo de Historia de la Ciudad de Zaragoza. Todo con tal de recalcar el lema del Pollo Urbano “el que fustiga, consterna”. 

Print Friendly, PDF & Email