Un aspecto clave a la hora de conformar la imagen de España que tiene la opinión pública mundial lectora de prensa son las viñetas políticas que se publican. En inglés se las denomina editorial cartoons y el término resume bastante bien la relevancia que muchas veces adquieren sirviendo de editorial no escrito en muchas cabeceras. Están presentes en la prensa desde el siglo XIX y en EEUU incluso tienen una categoría propia en los premios Pulitzer. Recientemente el Instituto Elcano publicó un estudio sobre la percepción iconográfica que sobre España han transmitido las viñetas publicadas en los últimos años.

Radiocable.com ha fijado su atención sobre la multitud de viñetas políticas sobre España publicadas en la prensa francesa. Y aunque muchas han recurrido a símbolos clásicos como toros o flamencas, también ha habido varios intentos por ilustrar España alejándose de los estereotipos más fáciles y usando otros más originales.

Uno de los dibujantes que más se ha destacado por huir de los tópicos habituales ha sido Plantu, el histórico ilustrador de la portada de Le Monde desde 1985 y de otros medios como L´Express. A finales de agosto de 2012 publicó “Pintura española” sobre las medidas del gobierno de Mariano Rajoy y la ola de desahucios hipotecarios. Y lo hizo recurriendo a un símbolo inusual: la Maja de Goya. Reprodujo los célebres cuadros de la Maja vestida (con remiendos en su ropa) y la Maja desnuda y añadió una tercera obra imaginaria: una Maja expulsada del sofá por un Rajoy, en el papel de desahuciador refiriéndose -en un guiño al valor que el presidente español otorgaría al patrimonio cultural- a “¡un diván de poco valor!”.

Plantu también recurrió a otro símbolo español universal pero menos tópico que otros, como es el Quijote y sus molinos, para ilustrar la crisis bancaria que asoló a España en 2012. Y a modo de Sancho Panza al Caballero de la triste figura le acompañaba un banquero.

Otros dibujantes de prensa francesa como DilemChappatte o Christian Creseveur, también han firmado viñetas sobre España sin recurrir a los estereotipos clásicos. Una de la más llamativas es ésta de Creveseur en Le Nouvel Observateur de diciembre de 2013 en la que tras el anuncio de reforma de la ley del aborto del gobierno español, pintó a Rajoy con uniforme de inquisidor y anunciando una “única religión de estado y procesos contra brujas  y fornicadores” en recuerdo de la leyenda negra española,

Con todo no puede negarse que pese a los intentos por huir de los tópicos habituales, toros o toreros han sido y siguen siendo un recurso recurrente en las viñetas de humor político sobre España de los medios galos. Y en los últimos tiempos, un símbolo frecuente para ilustrar la crisis y los problemas económicos a los que se ha enfrentado la Península Ibérica ha sido el de un toro famélico, como éste dibujado por Dilem ironizando sobre los esfuerzos que “aún” debe hacer España.

Y aunque ninguno de los dibujantes de Charlie Hebdo asesinados el pasado 7 de enero eran en sentido estricto viñetistas de prensa política y España no era un tema al que prestaran mucha atención en sus trabajos, en Internet puede encocontrarse sin embargo este dibujo antitaurino firmado por Cabu  satirizando el concepto de “las orejas y el rabo”.

Print Friendly, PDF & Email