Calle abarrotada

Los datos del INE muestran que la población española en 2010 alcanzó los 47,1 millones pero hubo 17.067 extranjeros menos que el año anterior. Es el primer descenso después de 12 años de aumento ininterrumpido.  Se trata de una disminución pequeña, apenas un 0,3%, pero que puede revelar un cambio de tendencia.

Los datos han sido publicados en el Avance del padrón municipal a 1 de enero de 2011 [ver pdf] y son aun provisionales. Pero fijan la población extranjera en 5,7 millones de personas lo que supone el 12,2% del total de inscritos. Los pertenecientes a paises de la UE-27 se incrementan en 42.319, hasta un total de 2.392.491 personas. Y los rumanos son el colectivo nacional que más subió, un 4% contabilizándose un total de 864.278 residentes de este país.

En cambio los no comunitarios se redujeron en 59.386 personas, situándose en 3.338.176 en total. Los latinoamericanos fueron los que protagonizaron los mayores descensos. En concreto la población ecuatoriana se redujo un 10%, la argentina y la brasileña un 9%, y la colombiana y la boliviana un 7%. Y los datos del INE revelan en cambio que aumentó la llegada de ciudadanos de Pakistan y China, en un 22% y un 5% respectivamente, el año pasado.

Extranjeros en España
(Foto: Flickr/Pablovenegas)

En la última década, el ritmo de crecimiento había sido de medio millón de foráneos nuevos anuales. Antes de llegar a la cifra negativa, en 2009 se atisbó el principio del cambio: el aumento fue de apenas 100.000. Según Jordi Bayona, demógrafo y profesor de la Universitat de Barcelona, “si volvemos a ritmos económicos de crecimiento, volverán a venir”.

El total de la población residente en España aumentó en 2010 en 146.855 habitantes, un 0,3%, y suma un total 47.150.819 habitantes. Al margen de los extranjeros, la población española creció en 146.855 habitantes. Aunque otro sociólogo de la Complutense, Joaquín Arango, advierte de que los datos pueden ser angañosos ya numerosos extranjeros se han nacionalizado. “Yo me atrevería a afirmar que la mitad de ese incremento son en realidad nacionalizaciones de extranjeros”, asegura.

Por provincias, no ha habido cambios sustanciales. Ningún territorio aumentó o redujo su población más de un 2%, excepto Ceuta y Melilla, donde crecieron un 2% y un 3,2%, respectivamente.

Print Friendly, PDF & Email