El diario británico analiza en profundidad el futuro del sector bancario en España. Una crónica de su corresponsal Victor Mallet explica que se espera que las nuevas medidas anunciadas por el ministro español de Economía “desaten una oleada de fusiones”. Y en un editorial alaban las políticas que rigen el sistema bancario español, incluso consideran que pueden ser tomadas como ejemplo en Europa.

Luis de Guindos

El Financial Times considera que “El sistema bancario español, dividido entre grandes y sólidos bancos internacionales y cajas regionales politizadas, desafía a la categorización. Si bien las perspectivas de internas de los bancos siguen empeorando, las políticas que los rigen van de “buenas a mejores”. Si Europa arregla alguna vez su sistema bancario, puede ser porque Madrid ha mostrado el camino.”

Y añaden “el nuevo gobierno de centro derecha español esta siendo listo en apretar los tornillos de los bancos. En esto continua el buen trabajo de sus predecesores socialistas, que en 2010 presionaron para que los stress test  fueran más duros que lo que el resto de Europa quería. Y la consolidación del sector de la cajas a través de fusiones forzadas demostró más coraje que el de otros Estados europeos para hacer frente a un sector tan altamente politizado.”

Aunque advierte que sigue habiedo riesgos: “Madrid debe estar preparada para afrontar a poseedores de bonos no garantizados si la situación de los bancos se hace verdaderamente desesperada. Eso haría de la política bancaria española un ejemplo a seguir aún mejor para el resto de Europa.”

En otro artículo el diario británico explica que: “Luis de Guindos, ministro español de Economía, ha lanzado otra ronda de reestructuración bancaria española tras más de tres años de crisis financiera centrada en más de 175.000 millones de euros en activos problemáticos vinculados con la construcción y la vivienda. Sólo los bancos en mejor estado ??encabezados por el Santander, el BBVA y Caixabank- pueden aprovechar sus periódicos beneficios para cumplir con rapidez los nuevos requerimientos y de Guindos intentará forzar más reestructuraciones entre las entidades más débiles permitiendo a los bancos que acepten fusiones antes de mayo un año adicional para encontrar dinero.

Los banqueros y analistas bancarios españoles dicen que la medida provocará más fusiones bancarias -a pesar incluso de que el número de cajas ya se ha recortado de 45 a 13- y también acelerará los acuerdos que se están considerando en estos momentos.