El periódico británico dedica en su edición de hoy un cuadernillo especial a España, bajo el título “Investing  in Spain 2011“. Hace un repaso a diversos sectores económicos y financieros, asi como al político. El Financial Times destaca que “España es un país en busca de una vía de escape” y detalla los problemas de la economía. Y sobre Rajoy apunta:”el líder de la oposición espera que su hora haya llegado finalmente”.

Mariano Rajoy
(Foto: Flickr/PP Andaluz)

El Financial Times, en un artículo de Victor Mallet dice sobre Mariano Rajoy: “el modesto y poco carismático líder del Partido Popular en la oposición española, ha sido durante mucho tiempo tachado por los socialistas en el Gobierno ?? y por algunos partidarios del PP ?? de político perdedor. Pero en esta ocasión ?? después de más de tres años de crisis económica y con el PP a unos 15 puntos por delante de los socialistas en los sondeos de opinión ?? parece como si el momento de Rajoy hubiera llegado finalmente”.

Le definen como un político inusual para los estándares europeos: “Su curriculum mate (la razon profesional de su fama es que alguna vez fue el más joven registrador de la propiedad de España ), su falta de retórica inspiradora (el Sr. Zapatero es mejor orador público) y su aparente falta de un obsesivo deseo de poder desde hace años vienen frustrando a los votantes del PP desesperados por sacar a los socialistas”.

“Incluso cuando Zapatero y Rubalcaba han impuesto la austeridad económica y perdido el apoyo tanto de la derecha como de la izquierda, su popularidad ?? medida por los sondeos en los que se pide a los votantes que valoren a los posibles presidentes del Gobierno ?? ha permanecido por encima del impasible Rajoy” recuerda el texto. Y añaden: “sus partidarios aceptan que es más competente que brillante. Esto, dicen, es lo que España necesita en su lucha por recuperar el crecimiento económico y la competitividad y evitar el destino de Grecia, Irlanda y Portugal, que han sido rescatados por la Unión Europea y el FMI.”

Y con respecto a la situación económica, el rotativo sostiene: “Es una señal de los tiempos que las subastas regulares de España de bonos del Estado y letras del Tesoro ??que solían ser acontecimientos rutinarios que sólo eran del interés de los traders especializados en bonos- sean ahora seguidas con macabra fascinación desde Londres, Bruselas, Fráncfort y Nueva York.La sensación de crisis permanece, a pesar incluso de que el Banco Central Europeo comenzase a adquirir deuda soberana española e italiana en agosto para calmar los temores de los inversores en torno a la solvencia de los dos países. El coste de financiación de España
también ha seguido dolorosamente elevado.

“Los españoles corrientes, para los que los rendimientos de los bonos soberanos y los diferenciales de los tipos de interés eran otrora de escasa importancia, son ahora informados a diario por los medios del país de los más recientes diferenciales de los bonos a diez años con los Bunds alemanes de referencia”, recogen.

“¿Qué ha salido mal en España?”, se pregunta el periódico, y responde que desde el colapso de Lehman Brothers en 2008 los mercados financieros han demostrado, de la manera más brutal, que la participación en la moneda única europea tiene desventajas, así como beneficios para economías débiles como la de España. “La adopción del euro hace diez años incentivó una burbuja crediticia y un incremento de la inversión no productiva en el sector inmobiliario español que ha afectado al área financiera, especialmente las Cajas, las entidades que facilitaron préstamos para comprar vivienda. La borrachera del crédito ha dejado una resaca dolorosa. La economía está en riesgo de caer en recesión y el desempleo se mantiene por encima del 20 por ciento”.