Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “Ya ha comenzado la gran partida. Ya han ido llegando quienes ahora cenan en la primera de las reuniones en la que se va a jugar, como decimos, esa gigantesca y complicada partida de ajedrez, en la que están todos y cada uno de los asuntos del mundo.

Imagen de previsualización de YouTube 

En este gran palacio, a nuestras espaldas: Bush y Putin, Sarkozy y Angela Merkel, y Gordon Brown, y José Luis Rodríguez Zapatero, y todos quienes son algo en la política del mundo occidental. Sesenta jefes de Estado y de Gobierno, veintiséis representantes de los países miembros de la Alianza, y los demás que de alguna manera están involucrados en el tema de Afganistán, tienen una partida de enorme y delicada trascendencia. Se va a hablar de absolutamente de todo: de lo que es la OTAN, del papel que ha de jugar en la lucha contra el terrorismo internacional, de la ampliación, de los márgenes de la misma, del papel de Ucrania y de Georgia, de la incorporación de Macedonia, Albania y Croacia, de lo que ha de ocurrir con Kosovo, de lo que ha de ocurrir con Afganistán; en fin, de un sin número de asuntos que están ya en la agenda de nuestra propia actualidad política. Una sesión que se abría esta mañana, incluso antes de la inauguración oficial, con un discurso del presidente de EEUU, que ha hecho un ??a modo? de testamento, de su doctrina, sin apenas modificaciones, y con una prioridad muy marcada: la lucha contra el terrorismo.

En España, lo primero que vamos a hacer es disipar una duda que tenía valor político pero también una curiosidad morbosa? ¿qué ha ocurrido cuando se han visto Zapatero y Bush?. Digamos que Bush ha llegado tarde a la cena, y cuando se ha encontrado con Zapatero, le ha saludado y le ha vuelto a felicitar. Eso ha sido todo y eso es lo que probablemente será todo, porque no está previsto que ocurra nada más.

Pero sobre la política de fondo, podemos anticiparles algo: la rueda del mundo no se detiene. Todavía no tenemos Gobierno, no sabemos qué habrá de ocurrir en la investidura de Zapatero, pero la política internacional reclama participar y decidir.”

Print Friendly, PDF & Email