Para evitar la saturación de sus redes, Movistar podría estar desarrollando diferentes modelos que penalizan el consumo excesivo de datos aplicando restricciones de tráfico o limitando la velocidad de los clientes que más descargan. Lo asegura la web ADSL Zone.

Se trataría de una ralentización intencionada por parte del operador, -concepto conocido en EEUU como throttling- que Telefónica justifica con la comercialización de nuevas modalidades ultrarrápidas de 50 y 100 megas que provocarán un aumento considerable del tráfico que circula por su red.

Anuncio de Movistar
(Foto: Flickr/Con2cafe)

Al parecer existe un precedente de estas medidas en el Reino Unido. O2, filial de la compañía española en tierras inglesas, cortó en mayo las conexiones de algunos de sus usuarios por haber descargado elevadas cantidades de datos. El motivo alegado fue que estos “heavy users” saturan las líneas e impiden “ofrecer servivios a otros clientes inocentes”. Y también se han dado situaciones similares en EEUU.

En el caso de Movistar, se habla de varias opciones. La FxV que factura al cliente una cuota mensual que da derecho a descargar datos hasta un determinado volumen (denominado franquicia), más un cargo variable; la FUP (Fair Use Policy) que contabiliza el tráfico intercambiado por el cliente y cuando este supere un tope fijado, cambia su perfil por otro más restrictivo el resto del mes; o la QoS que permite diferenciar el tráfico de los clientes que contraten esta opción, dándole un tratamiento diferenciado y priorizado frente al tráfico de los clientes que no lo hayan contratado.

1 replica a este post