El informativo del canal nipon privado TBS ha emitido un reportaje en el que resalta la creciente influencia económica de ciudadanos chinos en España. Explican que los comercios regentados por esta comunidad facturan grandes cantidades pese a la crisis y que el propio gobierno español trata de atraer mayores inversiones de China. Aunque advierte: “No hay garantías de que estos fondos permanezcan dentro del país.”

Logo del canal nipon TBS
(Foto: Flickr/Jhiroshi)

TBS dice: “Europa no ha logrado salir de una grave crisis económica. El desempleo de los 17 países de la Eurozona alcanzó en noviembre un 11,8%, su peor nivel histórico desde la introducción del euro. España sufre el máximo nivel de desempleo de la Eurozona, de un 26,6%, lo que implica que una de cada cuatro personas está desempleada.”

Resaltan: “Mientras no se vislumbran indicios de recuperación económica en España, los chinos no han perdido de vista la demanda de productos baratos en el país. En un barrio chino cercano a Madrid se pueden encontrar cantidades masivas de productos chinos. Este barrio chino acapara en ventas más de 100.000 millones de yenes, según los datos conocidos. Además, también han comenzado a surgir negocios que buscan atraer este dinero chino. El Gobierno español incluso comenzó a evaluar en noviembre del año pasado la concesión del derecho de residencia a los extranjeros que compren viviendas por encima de los 160 mil euros.”

Y añaden: “Esto es un intento de utilizar el derecho a la residencia como ??carnada? para que los estratos de altos ingresos de China y Rusia adquieran inmuebles en el país. ??Obviamente, el blanco principal son los chinos?, comenta el agente inmobiliario. De esta forma, los chinos obtienen ganancias en una España en recesión, pero no hay garantías de que estos fondos permanezcan dentro del país.”