La subasta de deuda española de la semana pasada que registró por primera vez intereses negativos llamó poderosamente la atención en todo el planeta. Se interpretó como una señal de la confianza recuperada en la economía española, reforzada por el BCE, y una buena noticia para las arcas del país. Sin embargo varios artículos en la prensa internacional señalan que esta situación también conlleva riesgos y oportunidades que se están desaprovechando.

Bloomberg advierte que España está perdiendo la oportunidad de reducir su financiación a corto plazo y aplazar sus calendarios de pago. El artículo de Mark Gilbert se titula “Spain and Italy Can Sit on Their Debt” y explica que en subastas de México y Suiza, los inversores han dejado mensajes de tener un apetito por deuda a largo plazo “bastante insaciable” y a unos intereses muy bajos. Señala que España debería aprovecharlo para reducir su financiación a corto plazo y reemplazarla con deuda a largo. Advierte que es una oportunidad que puede no durar y que está siendo desaprovechada. Añade que España tiene una ratio de deuda de cerca del 100% y debería aplazar sus calendarios de pago, sobre todo porque es más probable que su endeudamiento aumente a que disminuya.

Fiscal Times sostiene que los bonos negativos son señal de que los inversores no esperan un crecimiento significativo de España que se compense con la inflación. En un artículo que lleva por título “”Why Is Spain Getting a Better Deal on the Bond Market Than the U.S?” Rob Carver señala que para España parece un buen negocio los bonos a interés negativos. Pero apunta que a la hora de invertir los inversores se fijan en la probabilidad de recuperar su dinero pero sobre todo en el retorno real que tendrán, teniendo en cuenta la inflación. Por eso, asegura que el motivo principal por el que muchos colocan ahora su dinero en España, en vez de EEUU, es que están dispuestos a conformarse con un rendimiento negativo porque no prevén un crecimiento significativo en la economía española que tenga que ser compensado por la inflación que la acompañaría.

En España, Eurirbor, señala que España puede estar jugando con fuego. El blog de Cinco Días explica que al tener los bonos una cotización alcista y caer las rentabilidades, los inversores los adquieren para especular y venderlos a un precio mayor antes de su vencimiento y embolsarse el diferencial. Añade que además España se beneficia de la confianza que genera el BCE, pero eso no supone que el riesgo del país haya bajado. Y sobre todo advierte que permite que se siga gastando un dinero que España no tiene, emitiendo una deuda que cuanto estalle la burbuja será mucho más cara de pagar.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio mencionado.

Print Friendly, PDF & Email