España ha desplegado todos sus recursos diplomáticos para poder estar en la cumbre de Washington en la que se tratará de redefinir el capitalismo. En teoría, el gobierno español no debía estar presente, porque Bush planteó la reunión circunscribiéndola a los miembros del G-20, del que España no forma parte. Pero no es la única. Hay una importante lista de países muy desarrollados que tampoco están como Suecia, el Benelux, Chile, Malasia, Venezuela o Israel.

Miembros del G20

El G20 se creó en 1999 y forman parte de él los ministros de economía y presidente de bancos centrales de 19 países: Alemania, Arabia Saudi, Argentina, Australia, Brasil, Canada, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia,, India, Indonesia, Italia, Japon, Mexico, Reino Unido, Rusia, Sudafrica y Turquía. Además se incluye a la Unión Europea representada por el país que ocupe en ese momento la presidencia rotatoria.

Esta lista supone para empezar dejar fuera a practicamente todo el continente africano. Y en Latinoamerica, naciones como Chile, Colombia, Venezuela o Costa Rica tampoco tienen voz. En Asia, quedan fuera Malasia, Singapur o Pakistán y en Oriente Medio, Israel, los Emiratos Árabes y Jordania, por citar sólo unos pocos. Tampoco figuran ninguna de las ex repúblicas soviéticas como Ucrania, Georgia, Estonia…

Y en cuanto a Europa, aunque está presente a nivel colectivo, el G20 ha dejado fuera a todos los países nórdicos, Suecia, Dinamarca, Noruega y Finlandia, además de Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Islandia, Polonia y los estados bálticos.

La cumbre de Washington discutirá posibles salidas a la crisis y alternativas para mejorar o cambiar el capitalismo, pero lo hará sin unas cuantas voces notables.