El prestigioso diario estadounidense dedica un reportaje al caso de la cuenta suiza de la familia Botín. El texto que firma su corresponsal Raphael Minder resalta el perfil de Emilio Botín, su éxito al frente del Santander y su vasta influencia en España. Aunque el NY Times apunta que la investigación sobre la cuenta secreta podría ser un importante revés y destaca que el caso no está siendo “agresivamente investigado” por los medios españoles.

Emilio Botin

Según el New York Times: “Emilio Botín es un banquero español multimillonario conocido por llevar las riendas con firmeza.” Pero recogen que hay un asunto “no tan pequeño sobre el que el señor Botín  no ha podido mantener el control: una cuenta bancaria suiza abierta en secreto hace mucho tiempo por su padre, que creció tanto que cuando las autoridades españolas descubrieron su existencia el año pasado, el Sr. Botín y otros miembros de la familia pagaron 200 millones de euros en impuestos para evitar una acusación de evasión fiscal”.

Sobre la cuenta, el diario explica que la Audiencia Nacional española está investigando si el pago es suficiente, dado que algunos expertos calcula que el volumen de la cuenta podría llegar a los dos mil millones de euros. Y que el tribunal también está examinando la “maraña” de documentos presentados por la familia para comprobar si ha habido falsificación. Pero recogen las palabras del abogado de los Botin que asegura que la familia está cooperando con la investigación y que nadie ha sido acusado de mala conducta.

Y sobre la figura del propio Emilio Botin dicen: “a diferencia de otros países europeos, donde los banqueros son figuras en gran parte anónimas, el Sr. Botín tiene mucho poder en España. A pesar de que evita los eventos sociales y no hace muchas declaraciones públicas, su influencia se percibe como de gran alcance. Y ha sido capaz de mantener el control del Santander, a pesar de que su familia solo retiene un 2% de las acciones”.

Destacan que “su capacidad para fusionarse y hacer crecer al Santander es la envidia de bancos de todo el mundo… Pero ahora en vez de celebrar su extraordinaria hazaña de transformar un banco regional en un coloso financiero mundial, el patriarca millonario se enfrenta a una serie de retos que podrían llegar a poner en peligro más de un siglo de control familiar del banco”.

Finalmente el diario se fija en la poca repercusión que el caso ha tenido en los medios españoles: “en gran medida puede ser debido a la presunción generalizada de que no saldrá nada más gordo del caso. Aunque algunos periodistas españoles también reconocen que no han investigado agresivamente. “El Santander se gasta mucho en publicidad y esto influye en el tratamiento informativo que reciben”, dijo Salvador Arancibia, un periodista de negocios en Madrid que ha cubierto el Santander desde 1980 y que también ha trabajado para el banco. `Especialmente en un momento en que los medios de comunicación se encuentran en una situación financiera delicada´”.

Pero apuntan que “uno de los pocos lugares de España donde el Sr. Botín sí es criticado abiertamente es la Puerta del Sol, la plaza pública que desde mayo ha sido el hogar de las protestas de los indignados”.