La compañía Imm Sound, que es referencia mundial en soluciones de sonido 3D inmersivo para la industria cinematográfica y audiovisual, ha colaborado en la película “The Impossible“. Esta obra dirigida por Juan Antonio Bayona y protagonizada por Ewan McGregor y Naomi Watts, es la primera película del mundo producida con el sonido 3D inmersivo de última generación desarollado por la startup española.

El sonido 3D envolvente, también llamado Holofonía binaural, lleva tiempo existiendo, pero hasta ahora su implantación en grandes films ha sido más bien tímida. La empresa catalana Imm Sound está convencida que para conseguir un verdaderse efecto 3D a la imagen estereoscópica es imprescindible añadirle sonido.

Por eso durante más de siete años han desarollado una tecnología única en colaboración con otras entidades líderes, como Technicolor, FlimLight, Doremi, XDC, Fraunhoffer, Barcelona Media y DTS. Sus responsables destacan que su solución de sonido 3d inmersivo ofrece una gran libertad creativa a los ingenieros de sonido para la producción y postproducción de películas.

Imagen de previsualización de YouTube

Y el primer film queha apostado por esta tecnología es “The Impossible” que recrea el drama del tsunami ocurrido en las costas tailandesas en diciembre de 2004. Según su director, José Antonio Bayona, la tecnología 3D inmersiva de Imm sound dota a la película de ??un sonido espectacular que permitirá que los espectadores se involucren completamente en la historia”.

En palabras del ingeniero de sonido de ??The Impossible?, Marc Orts, también responsable del sonido de ??La piel que habito?, de Pedro Almodóvar, el sonido 3D inmersivo de imm sound crea ??nuevas sensaciones acústicas que no se habían experimentado antes en una sala de cine? y que permiten que el público ??se sienta realmente inmerso en la película?.

Imagen de previsualización de YouTube

Su sistema por primera vez se independiza del número de altavoces y su posición. Su tecnología esclable rompe con el concepto de los canales de sonido, pues el decodificador adapta las bandas de sonido 3D inmersivo a la configuración de altavoces elegida en cada sala, tenga esta seis o sesenta. Y al adaptarlo, el espectador deja de reconocer que el sonido viene de un altavoz.

Esta tecnología, que también incluye altavoces en el techo, permite recrear fielmente efectos hasta ahora imposibles, como las reverberaciones, un fenómeno natural que se produce cuando los sonidos se reflejan. De esta manera, una sala de cine se puede convertir, en cuanto a características sonoras, en la mismísima Basílica de San Marco de Venecia, las cuevas de Borneo o el Teatro alla Scala de Milán.

Imagen de previsualización de YouTube
Print Friendly, PDF & Email