BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Sánchez Dragó, el provocador, anunció ayer en EL MUNDO que no acudirá a la Feria del Libro de Barcelona. Lo hizo con su habitual sutileza. Dijo: “No me gusta ir a una regió de España en la que han prohibido los toros y cierran librerías acusándolas de nazis”

 “No me gusta ir de borriqueta en borriqueta por las Ramblas como si fuese un periquito del Caribe, un cucurucho de altramuces o un titiritero con pintura de albayalde”.

“¡Imaginen que me toca firmar junto a la Rahola o cualquier otro fantoche de los sumideros de la tele! No me gusta ir a una región de Espan?a en la que han prohibido los toros y cierran librerías acusándolas de nazis”, argumenta.

“Siento no ver a mis buenos amigos catalanes: Pepa Roma, Chufo Llorens, González Ledesma, Luis Racionero, Assumpta Roura, Ana María Matute, Víctor Amela… Grandes sen?ores todos (y todas, como diría Leire Pajín). No me gusta sentirme puta de escaparate ensen?ando las bragas a los peatones”, escribe.

“La última vez que lo hice en la ciudad y el día mencionados se me acercó una joven de disen?o disfrazada de periodista con un micrófono en la mano y me espetó una pregunta de la que todavía no me he repuesto: ‘¿Qué se siente al ser un escritor mediático?’, largó”

Pilar Rahola, que ya se había dirigido a él llamándole “cerdo inmoral“,  contesta hoy en La Vanguardia a la provocación de Dragó:

¿Podremos sobrevivir a una ausencia tan preclara, a una voz tan libre de cargo, a una pluma tan desplumada? No lo creo, así que propongo que Catalunya haga una reflexión profunda, ahora que aún está a tiempo. Por ejemplo, podríamos empezar por exiliar a los periquitos del Caribe y a los cucuruchos de altramuces, continuar transmutando a Pilar Rahola en alguien presentable, no sé, una Ana Botella por ejemplo, y finalmente recuperar la tortura a los toros, mientras volvemos a abrir esa decente librería que vende libros de Hitler. Y si hace falta, le montamos una comité de bienvenida con niñas de 13 años, unas de esas lolitas ??que visten como zorritas? y que tanto le gustan. Todo sea para que Dragó no nos abandone. La vida sin él es insoportable.