BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

Ya ni siquiera hay debate. La industria está tratando de afrontar el nuevo mundo como puede. Muchos lo anunciaron hace años. La sociedades de autores, sin embargo, siguen empecinadas en defender un modelo de gestión agotado y perteneciente a un tiempo en el que la música se grababa en doble pletina y era el arte de unos pocos.

Me escribe Joaquín Guzmán porque hemos coincidido en un post:

“En menos de un año ya van dos grupos que han dado la sorpresa, junto a Marea, Violadores del Verso también se convirtieron en el disco mas vendido. Probablemente la sorpresa solo fue para los que dirigen grandes empresas musicales (medios de comunicación, discográficas?) […] los dos puedes encontrar gratis sus discos por Internet; y los dos en la primera semana de venta fueron numero 1 […] Que gran acierto el eslogan de Aquarius ¡Al final no sabéis nada de mi! Me encanta que pase esto. VIVA LA MUSICA [aquí completo]

Pues eso, adaptarse o morir. No hay lugar para el perdón.

[Fernando Berlín]

La noticia, de la que dábamos cuenta ayer en radiocable.com, nos traslada a un futuro que tiene una interesante trascendencia. Cuando la “ciencia ficción” salpica nuestro mundo, una de las dos palabras comienza a desdibujarse:  

“una máquina, con varias patas y con forma de arácnido, tenía que andar sobre las minas e ir provocando su explosión. Pero el Coronel que estaba al mando del ejercicio no pudo resistir la escena. El robot iba perdiendo patas por el camino. Después de cada explosión se levantaba y seguía caminando como podía. Finalmente el militar dio la orden ante los atónitos ojos de sus compañeros: ??Detengan la prueba. Es inhumano?? [aqui]

¿Hasta que punto pueden los seres humanos desarrollar empatía por un simple conjunto de cables?. Sergio Moriello busca respuestas en este lúcido artículo:

“…Lo que provoca miedo es la velocidad e imprevisibilidad de su avance y, en especial, la posibilidad de que se vuelva incontrolable […]

Los objetos tecnológicos son neutros: multiplican las posibilidades humanas tanto para hacer el bien como para hacer el mal. Pero definitivamente no son neutros los impactos que tienen dichos objetos sobre la vida de los individuos y las sociedades…

Las actuales máquinas inteligentes son simples en extremo; en parte porque son muy ??jóvenes?: apenas tienen poco más de medio siglo de existencia. No obstante, su avance arrollador las hará inmensamente más complejas en poco tiempo más. Aunque es posible que retengan el nombre ??máquina?, con seguridad serán otra cosa.  […] Si una máquina puede desarrollar tanto actividades cognitivas como afectivas (emociones), habría que empezar a pensar seriamente sobre qué posición ocupa la máquina. ¿Tendrá el propietario derecho a desenchufarla, o a destruir su programación inteligente? ¿Constituiría esto un asesinato?”

“La única preocupación de un príncipe debería ser la de buscar y retener el poder, sin importar consideraciones éticas o religiosas”, sostenía Nicolás Maquiavelo. Sunt Tzu y el Cardenal Richelieu fueron también impulsores de esa conducta. Sobre ese principio se acuñó incluso una expresión: la Realpolitik. Según esta filosofía hay que perseguir “el avance en los intereses nacionales de un país, en lugar de seguir principios éticos o teóricos”.

La fiscalía dice ahora que la muerte de Couso no fue un crimen de guerra. Triste ejercicio de Realpolitik. Algunos esperan a que pasen las elecciones para criticar públicamente esta decisión. Nosotros no. Sería inmoral que la familia de Couso se quedase sola. Al fin y al cabo la balanza de la justicia nos pertenece a todos.

“La información es escasa y los anuncios de prevención, absurdos. Presentan la cocaína como algo que consumes porque quieres”.

Miguel y Juan, dos toxicómanos hablan en Elsemanal. Su lectura es la mejor campaña contra las drogas.

“[…]  ese anuncio de las vías del tren hechas con rayas de cocaína. Sólo con verlas, quieres esnifártelas. Más que disuadirte, te incentiva.

Piensas: «Voy a ir a casa, se me acabará la droga y tendré que volver a por más. Pues me quedo aquí?». Yo, sin embargo, era más `telepollo´. Tú llamas y te lo traen [ríen]. Me pasaba el día en mi coche, en un descampado, a 600 metros de casa: mi familia, buscándome por todo Madrid y yo, enfrente, bebiendo, esnifando y mirando por los retrovisores por si se venía alguien. Así 36 horas, sin comer ni dormir, frente al volante, mirando todo el tiempo los espejos: arriba, izquierda, derecha. Acababa con tortícolis. Sólo bajaba a orinar y a vomitar para seguir bebiendo y esnifando….”

“……me revienta de verdad […]  que parezca que esta es la única cuestión posible que en Madrid se puede comentar a estas horas. De nuevo vuelve el debate sobre la verdadera relación que tenemos prensa y políticos respecto a los demás.[…]

[hoy] un cartero de Unipost entraba a dejar unos certificados con urgencia, porfiando frente a un carro repleto de acuses de recibo que debía ser vaciado antes de las 3. […] un hombre de corbata perfectamente vestido me preguntaba por una cafetería para avituallarse y poder escalar la mañana con otra cara […] Un chaval de color se disponía a entrar en la puerta del instituto con muy pocas ganas de querer hacerlo […] Más allá, una chica filipina empujaba la silla de ruedas de un señor mayor que ponía cara feliz, pues el rato en la calle debe ser el único rato feliz del día. […] 

Ninguno de ellos, en ningún momento del día, va a pensar lo más mínimo en lo que Miguel Sebastián le dijo a Gallardón o en los ligues de este alcalde tunelero que, ahora sí, seguramente repita sin problemas en el cargo […]

Ellos son la gente que de verdad necesita tu atención y la mía. La Prensa de actualidad cada día es más miope para hacerlo?”

[Lo escribe Antonio Mingarro en su blog]

Manuel Rico, el autor del reportaje de la revista Tiempo que mostró Sebastián en TVE, explica en su blog detalles del mismo:

“Quien se tome la molestia de [leerlo] podrá comprobar que no [había] ninguna referencia a la vida personal del alcalde, como es lógico, ya que sólo a él y a su familia le compete. […] de forma muy resumida, se pueden obtener tres conclusiones:

1) Determinados cargos de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid ayudaban a Corulla en sus intereses urbanísticos. […]

2) En una de las principales operaciones gestionadas por Corulla, la recalificación del frontón Beti-Jai, hubo un evidente cambio de postura por parte del Gobierno de Gallardón.

3) De las conversaciones incorporadas al sumario judicial no se deduce que Gallardón realizara gestiones a favor de Corulla. Lo único que se puede afirmar es que el alcalde madrileño estaba al tanto de las pretensiones urbanísticas de la testaferro de Roca, porque en una ocasión se interesó por los arquitectos que iban a redactar el proyecto de remodelación del Beti-Jai. [sigue en el blog de Manuel Rico]

Este es el tono que debería haber mantenido Sebastián, no el otro. Los detalles de la operación urbanística que puede salpicar a Gallardón están aquí.

Recibo demasiados correos electrónicos, de buenos amigos, extremadamente molestos por mi post de esta mañana en el que pedía la dimisión de Sebastián.

No soy tan ingenuo a estas alturas como para no saber de antemano que mis palabras iban a ser duramente recibidas. Creo de verdad que rectificar es de sabios, -y he rectificado siempre que ha sido necesario, pidiendo disculpas, como es natural- pero de nuevo me ratifico en lo que he dicho esta mañana.

La pregunta que hizo Sebastián a Gallardón podía formularse de muchas maneras pero Sebastián lo hizo así:

[mostrando una portada con la foto de la imputada] “que responda a la pregunta:…si en algún momento ha mantenido usted alguna relación con alguna de las personas implicadas en la operación Malaya… acerca de actuaciones urbanísitcas en la ciudad de Madrid….”

La pregunta tenía muy mala intención porque Sebastián no la improvisó en el calor del debate sino que la repitió hasta tres veces y siempre leyendo el papel que traía consigo. En mi opinión había un claro afán por mantener la ambiguedad en la misma. Y eso es deplorable.

Otra cosa, sin embargo, es que el diario EL MUNDO tenga la poca vergüenza de decir que Sebastián ha ensuciado la campaña. No es EL MUNDO quién para dar lecciones de integridad. Tampoco es de recibo que Gallardón tenga la desfachatez de mentir sistematicamente sobre Sebastián, su salida del BBVA o las gestiones de la oficina económica de Zapatero. Pero, como decía esta mañana, estos asuntos se resuelven en los tribunales.

Insisto: puede que Gallardón no tenga ética personal, pero de un candidato progresista yo sí la espero. Si Sebastián quería denunciar un caso de corrupción que desconocemos debería haberlo hecho con pruebas en un tribunal, no en TVE. Especialmente, porque ya fue publicado que las llamadas realizadas entre Gallardón y Corulla -que estaban intervenidas- no fueron incluidas en el sumario por tratarse de conversaciones privadas,  ajenas a la investigación. Y si tenemos confianza en el sistema judicial español -y cabe esperar que Sebastián lo tenga-, deberíamos respetar sus actuaciones. 

[Fernando Berlín]

La política norteamericana acostumbra a la práctica del golpe bajo. Hasta ahora, nos había disgustado. Ayer, sin embargo, Miguel Sebastián, el candidato socialista al ayuntamiento de Madrid, insinuó en TVE, que una relación del alcalde le colocaba tangencialmente en el caso Malaya. El alcalde contestó que, con ella, relación “profesional, [no tenía] ninguna”

Que Gallardón tenía amistad con una de las acusadas en el Caso Malaya era un secreto a voces. Poca gente lo publicó, sin embargo.

Ponerlo sobre la mesa es un golpe extremadamente bajo.  Si los jueces hubieran intuido algún indicio de cohecho o de tráfico de influencias, Gallardón estaría en este momento en los tribunales. No siendo así, es lamentable que alguien trate de utilizar la vida privada del alcalde -por incongruente que pueda parecernos- en su contra.

EL PAIS, en una nota de la Agencia EFE, lo cuenta así

“Sebastián ha sorprendido a su mayor adversario político al mostrarle varias portadas de revistas en las que se relaciona al alcalde con la abogada Montserrat Corulla, vinculada a la Operación Malaya sobre corrupción urbanística en Marbella, e instarle a aclarar esa informaciones y su supuesta relación con el caso, a lo que Ruiz-Gallardón ha respondido que “profesional, ninguna”.”

Me parece tan extremadamente grave lo que ocurrió ayer que, en mi opinión, Sebastián debería pedir disculpas y renunciar a la carrera electoral. Puede que Gallardón no tenga ética personal, pero de un candidato progresista yo sí la espero.

Me podeis observar con todo detenimiento. Podeis estudiar mis costumbres;  Técnicamente podríais saber que páginas visito en Internet, de quien recibo emails, podríais averiguar los programas de televisión que suelo ver, lo que compro con mi tarjeta de crédito, la música que escucho, los libros que leo…Con lo listos que sois podeis estudiar mis hábitos de consumo, podríais hacer mil estudios de mercado…Áún así…No sabríais nada de mí…Soy una caja de sorpresas…

Imagen de previsualización de YouTube

Me encanta.

Hábleme de sus amigos, le pide Ima Sanchís en la contra de La Vanguardia, a Peter Viertel. El escritor, que dice que “un hombre sin un gran amor es medio hombre”, contesta:

Los mejores fueron Robert Capa e Irwin Shaw. Orson Welles era muy generoso con su talento, siempre te daba buenos consejos, pero si alguien le aburría lo ignoraba. Billy Wilder era muy divertido, un genio mal hablado y un amigo difícil, demasiado sarcástico. A Hemingway lo admiraba antes de conocerlo, pero era un gran egoísta.

Magistral entrevista en la sección más interesante de toda la prensa española: la contraportada de La Vanguardia. Hoy podrá leerse todo el día aquí.