El diario británico analiza en un reportaje de su corresponsal Fiona Govan el mercado inmobiliario español. Apunta que la sobreoferta crónica y la débil economía implican que los vendedores españoles están ofreciendo grandes incentivos a los compradores británicos. Plantea “¿Es momento de decidirse?” y cita un experto que cree que nunca ha habido uno mejor.

El artículo del Telegraph

El Daily Telegraph asegura: “Los tiempos desesperados requieren medidas desesperadas, y para  partes del mercado inmobiliario español, desesperación es casi una palabra demasiado débil. Los últimos cinco años han supuesto miseria tras miseria. Ahora el gobierno español está trabajando para revitalizar la confianza de los inversores y atraer a los británicos de vuelta a sus costas en busca de gangas. Los bancos y agentes inmobiliarios están reduciendo los precios, para ayudar a descargar el exceso de propiedades sin vender.

Añaden: “El embajador de España en Londres, Federico Trillo, explicó a The Daily Telegraph los esfuerzos de su gobierno para recuperar la confianza de los inversores. `Los británicos que compran viviendas en España son vitales para nosotros. El gobierno ha querido clarificar la situación, con reformas ya introducidas y otras que están en camino para asegurar que las leyes protegen a los inversores potenciales y a los que ya poseen casas en España´. La nueva Ley de Costas, aprobada en mayo, ha solucionado la anterior complicada normativa. Y se ha facilitado la información registral.”

El texto señala también: “Pero los expertos afirman que es la propia naturaleza del mercado la que ha hecho que España se convierta en un lugar mucho más seguro para adquirir una vivienda que nunca antes. `Nunca ha habido un mejor momento para comprar en España que ahora´ dice Mark Stucklin, fundador de Spanish Property Insight que ofrece analisis independiente del mercado inmobiliario en España.”

[Leer el artículo completo en The Daily Telegraph]

El Daily Telegraph es un diario británico fundado en 1855. Está considerado el diario conservador de referencia y suele defender posturas atlantistas y antieuropeas. Pertenece desde 2004 a los hermanos David y Frederick Barclay -considerados los dos hombres más ricos del Reino Unido en el sector de los medios y la publicidad- que también poseen la revista The Spectator y el diario escocés The Scotsman. Es el primer diario británico que creó una edición online en 1994. En marzo de 2012 su circulación fue de 576.378 ejemplares, la mayor entre los grandes rotativos británicos, excluyendo a los sensacionalistas. En mayo de 2013, uno de sus periodistas económicos más destacados publicó un controvertido artículo asegurando que España era “oficialmente insolvente” y recomendaba sacar el dinero mientras se pudiera.

Print Friendly, PDF & Email