La revista estadounidense detalla en un reportaje de su corresponsal Lisa Abend las grandes y costosas infraestructuras de escasa utilidad construídas en España (“elefantes blancos” en la cultura anglosajona). Se fijan sobre todo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, pero incluye más ??monumentos a la burbuja? como el Niemeyer o algunos aeropuertos.

Ciudad de las Artes y las Ciencias
(Foto: Flickr/Marcovossen)

Time asegura: “La Ciudad de las Artes y las Ciencias se eleva como un moderno Xanadú. Diseñado por el hijo de nativo y arquitecto de renombre internacional Santiago Calatrava, su maravillosa colección de edificios espinosos y blanqueados ha sido una gran atracción turística para esta ciudad portuaria española desde que fue inaugurado en 1998. Pero más recientemente, el complejo ha perdido algo de su glamour. La crisis y la campaña de un partido de la oposición en contra de Calatrava y el gobierno regional, que lo contrató, ha convertido la Ciudad de las Artes y las Ciencias en un símbolo de los excesos de España en los años del `todo vale´. Y no es el único.”

Centros culturales, de transporte, estadios deportivos, grandes proyectos urbanos como la Ciudad de las Artes y las Ciencias son algunos de los más llamativos resultados del boom en España. A medida que la economía prosperó a finales de 1990 y principios de 2000 y el dinero de la UE fluía a las arcas del país, los gobiernos municipales y regionales invertieron en proyectos llamativos diseñados para atraer la atención y los dólares de los turistas a ciudades alejadas de los centros de Madrid y Barcelona.”

El artículo se fija y analiza en profundidad el caso de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, pero también menciona el Centro Niemeyer de Avilés, la Ciudad de la Cultura en Santiago o los aeropuertos de Lérida, Ciudad Real o Castellón. Y termina con un comentario de Anxo Lugilde sobre estas construcciones: “La gente dice que fue un accidente que se fue de las manos, pero en cierto modo, es el monumento perfecto: Un monumento a la burbuja y al mal uso de los fondos”.

[Leer el artículo completo en Time]

Print Friendly, PDF & Email