Un artículo del diario británico considera que el asedio contra la prima de riesgo española de este 15 de noviembre -que marcó un record- se debió a la declaración de Mariano Rajoy. Segun The Times, el candidato de PP comentó en “broma” que se “comprometía a no hacer nada” asustando asi a unos mercados que siguen sin tener claro que Rajoy pueda sanear la economía española. Paralelamente el WSJ dice en otro texto que “es improbable que las elecciones curen los males de España”.

Rajoy en un mitin
(Foto: Flickr/Partido Popular)

El texto de The Times que firma Charles Bremmer explica: “Los mercados financieros apuntaron ayer contra España, después de que el candidato que se espera se convierta en su próximo Presidente no consiguiera explicar cómo planea sanear la maltrecha economía.  Mariano Rajoy, líder del Partido Popular de centro-derecha, asustó a los mercados declarando, en broma, que se comprometía a no hacer nada. La prima de riesgo de la deuda española alcanzó niveles récord de la zona euro ante los temores sobre el déficit, una clara advertencia al próximo gobierno, a sólo cinco días de las elecciones generales. ”

Aseguran que “se espera que Mariano Rajoy, de 56 años, obtenga una mayoría abrumadora este domingo… En la campaña electoral, Rajoy provocó risas bromeando con los empresarios. ??No tengo la costumbre de incumplir mis compromisos?, dijo. ??Hasta ahora me he comprometido a no hacer nada?. Hacía gala de su fama de actuar como los gallegos, a los que se conoce por no soltar prenda.”

“Ahora nadie se ríe después de que la negativa de Rajoy de explicar sus intenciones desencadenase la tormenta financiera que ha sacudido Madrid, disparando los costes de financiación a niveles insostenibles. Rajoy, un austero ex ministro que en dos ocasiones perdió las elecciones frente a Zapatero, intentaba esta semana tranquilizar a los mercados, aunque seguía sin dar detalles.” recogen.

Explican también que “según los sondeos, Rajoy disfruta de una incuestionable ventaja de 15 puntos. Sin embargo, su probable victoria será más un reflejo del rechazo al desafortunado Zapatero que de la confianza en sus capacidades.  De ahora en adelante Rajoy tendrá que poner de manifiesto las capacidades no reveladas de su Gobierno para llevar a cabo la que parece ser tarea imposible.”

El Wall Street Journal por su parte dice en un artículo de Andrew Peaple que “es improbable que las elecciones curen los males de España.  El PP de Mariano Rajoy ha prometido reducir con dureza el déficit presupuestario español, como hizo el partido cuando estuvo por última vez en el poder entre 1996 y 2004, y realizar a la vez las muy necesarias reformas estructurales. Sin embargo, el rendimiento del bono público español a 10 años alcanzó el martes el 6,34%, una cifra próxima a su máximo anual y cercana al 7,1% italiano, después de haberse alejado durante gran parte de este año. Pero no hay mucho que pueda hacer Rajoy.”

“Con toda seguridad, los planes de Rajoy son algo vagos. Su partido quiere impulsar la flexibilidad del mercado laboral, recortar los impuestos sobre sociedades y  frenar el gasto público autonómico. Pero ha prometido no aumentar los impuestos y a la vez ofrece pocos  detalles sobre los recortes del gasto público. Sin embargo, se necesitarán recortes para que Rajoy logre su objetivo de reducir el déficit presupuestario español al 3% del PNB en 2013, desde el 9,2% de 2010. Con un crecimiento en torno al 0,7% y un gasto autonómico ya por encima de lo presupuestado, el déficit podría alcanzar el 8,1% del PNB este año, según estimaciones de Citigroup.” recogen.

Y avisan además de que “los profundos recortes podría empeorar la tasa de desempleo español, que se sitúa por encima del 20%, debilitando tanto el crecimiento como el gasto en consumo. También persiste la preocupación por los bancos españoles, que siguen recuperándose del hundimiento del mercado inmobiliario nacional.”