Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: “…Ha sido un día de emociones, de imágenes de impacto y, como era de esperar, de aprovechamiento político. La fuerza mediática de Ingrid Betancourt y el interés mostrado por Europa en su caso, la habían convertido en un símbolo, de forma que, al ser rescatada por la brillante acción del ejército colombiano, Ingrid ha dejado de ser una mujer por fin libre, después de seis años de horror, y ha pasado a ser la masilla con la que fabricar todo tipo de figuritas, a la medida de los intereses políticos.

Imagen de previsualización de YouTube

Saltaron en tromba los analistas y, antes de que tuviéramos tiempo de pestañear, ya nos administraban píldoras de colores para resolver algunos grandes interrogantes de nuestro tiempo. Desde la forma de actuar frente al terrorismo hasta la manera de enfrentarnos con la complejidad de América Latina. Asuntos que siempre resultaron escurridizos, hoy se nos ofrecían sencillísimos, listos para el consumo: ??todos los izquierdismos latinoamericanos son un fracaso?, ??la verdad del continente esta en Uribe?, ??el diálogo con los terroristas, jamás?. Tengamos cuidado, demasiadas veces los éxitos nos han nublado la vista y, siempre que se nos ha nublado la vista, ha sacado ventaja el pensamiento reaccionario. Hoy es el día de saludar a la vida y a la libertad y de abominar de la violencia, de felicitar al gobierno de Colombia y de certificar la debilidad de las FARC. Ya es suficiente botín. El resto, es arrimar el ascua a la sardina de siempre.”