El magnate británico Richard Branson ha inaugurado uno de sus nuevos gimnasios en España recientemente pero ha asegurado que no es nada fácil abrir un negocio en el país. Ha añadido en una entrevista en El Mundo que es fundamental que el Gobierno se de cuenta de ello y haga todo lo posible para facilitar la tarea a los empresarios y emprendedores. (Foto: Flickr/D@ly3d)

El fundador del imperio Virgin -aerolínea, discografica, viajes espaciales, gimansios…- se lamenta de los múltiples papeles, licencias y permisos que han sido necesarios para abrir uno sus establecimientos en España y recuerda que por ese tipo de demoras “la gente que podría conseguir trabajo tiene que esperar”.

“Para que los negocios vayan bien es necesario liberalizar y facilitar las cosas”, afirma Branson.  Además ha destacado que la marca España es muy fácil de vender y es un gran activo de cara al exterior, porque la gente es encantadora y tiene un nivel educativo “como pocos grupos en la historia de cualquier país del mundo”.

Print Friendly, PDF & Email