La dimisión de Francisco Camps ha tenido impacto en el extranjero y varios medios, sobre todo franceses, la recogen como noticia destacada. Explican que el presidente valenciano va a ser juzgado por el caso Gürtel y que su renuncia despeja el camino de Rajoy de cara a las generales. Y todos los medios extranjeros recogen además que Camps era uno de los objetivos del movimiento 15M que le señala como “arquetipo de la corrupción política”.

 

Le Figaro apunta: “La derecha española hace limpieza en sus filas”. El artículo de su corresponsal Matthieu de Taillac recoge Yo me sacrifico para que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del gobierno.” Con estas palabras grandilocuentes el Presidente de la Comunidad Valenciana (Partido Popular, de centro derecha), acusado de corrupción, anunció su renuncia el miércoles por la noche. Nadie ha tratado de contradecirle, la salida de Francisco Camps elimina de forma efectiva una espina del pie de Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular en las próximas elecciones generales“.

Y sobre la forma de conducir la crisis de Rajoy explica: “Públicamente, el presidente del Partido Popular siempre ha defendido a Camps, un hombre honesto segun él. El valenciano fue uno de sus aliados incondicionales durante su dificil renovación a la cabeza del partido en 2008. Fiel a su costumbre, Rajoy ha preferido la paciencia al golpe de mano. El nuevo acuerdo le da al partido el derecho a erigirse en un modelo de virtud.

Le Monde destaca: “En España, impactante dimisión con la corrupción como fondo”.  En el texto recogen: “El presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, que debe ser juzgado por corrupción, anunció su renuncia. Camps ha asegurado que es “totalmente inocente” en un discurso en la sede de la presidencia regional. Este cercano al lider de la derecha española Mariano Rajoy, considera su renuncia como un “sacrificio personal” por el bien de su partido, el Partido Popular (PP) y España. Poco antes de su dimisión, otros dos altos cargos de la derecha local que van a  ser juzgados en el mismo caso se habían declarado culpables”.

Les Echos habla de: “Revuelta en la derecha española”. La crónica de Jessica Berthereau dice: “acusado de corrupción en relación con el famoso caso Gürtel, que dura ya casi dos años y medio, Francisco Camps, ha reiterado su “inocencia” en una conferencia de prensa en la que se negó a responder preguntas de los periodistas. Próximo al líder de la oposición Mariano Rajoy, Francisco Camps, ha sido presionado por miembros de su partido, según la prensa española. ¡Qué lío, de hecho, que el jefe de una comunidad autónoma se enfrente a un juicio en plena campaña electoral!”

El Frankfurter Allegemeine Zeitung titula: “Inocente en términos de trajes. En España, el Partido Popular contaba firmemente con que Francisco Camps, el jefe de gobierno de la región de Valencia, reconocería haber aceptado prendas valiosas como regalo. Sin embargo, ahora ha preferido dimitir ?? quiere que tenga lugar el proceso… Durante mucho tiempo, los cuatro sospechosos de la trama ??Gürtel?? afirmaron haber pagado ellos mismos sus vestimentas. Sin embargo, ninguno de ellos pudo presentar una factura. Camps dijo que había pagado sus trajes en metálico con dinero procedente de la caja de la farmacia de su mujer?.

“El juez Flors no se dejó impresionar por ello y anunció que el proceso judicial se celebraría en otoño. En la sede central del Partido Popular en Madrid sonaron todas las campanas de alarma, puesto que para otoño se esperan también elecciones anticipadas en España. Ni el candidato conservador a la presidencia, Mariano Rajoy, ni su partido querían ver contrastada la victoria electoral, que creen segura, con un inhóspito programa jurídico en Valencia con ecos mediáticos en todo el territorio nacional”.

Der Standard se hace eco de que “acusado de corrupción, dimite el presidente de Valencia. Se retira para no dañar innecesariamente la reputación del lider de la oposición Mariano Rajoy con miras a las elecciones parlamentarias de 2012″.

El Salzburger Nachrichten asegura: “Un popular dicho entre politicos y empresarios españoles reza “Tú me das, y yo te voy a dar”. Tener buenos “amigos” en el Ayuntamiento o en el gobierno es la mejor manera de que los empresarios se conecten a un lucrativo contrato público o un negocio de bienes de millones de dólares. España sigue siendo un paraíso para sobornar y con Grecia, Italia y Portugal es de los países más corruptos de la Unión Europea.  Sólo una vez el destacado político español tropezó con un escándalo de soborno: Francisco Camps, tras ocho años como  primer ministro conservador de la región mediterránea española de Valencia, ha tenido que renunciar”.

La Nación subraya desde Argentina: “España, entre la incertidumbre y el escándalo político”. La crónica de Adrián Sack habla de como “Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana y figura prominente de la fuerza que aspira a llegar al Palacio de la Moncloa el año próximo, anunció su sorpresiva dimisión luego de manifestarse inocente en la causa que se le sigue por “cohecho impropio”. En esa causa se investiga la aceptación, por su parte, de una supuesta donación de varios trajes a medida para uso personal por un valor de 14.000 euros. Pero el caso se transformó en escándalo luego de que el juez instructor del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, José Flors, señaló que ??existen indicios?? de que Camps recibió los trajes a cambio de conceder contratos públicos en favor de empresarios de su amistad en el sector de la construcción?.

El Shangai Daily recoge: “Un conservador español dimite por sus vínculos con la corrupción. Francisco Camps, jefe del gobierno regional de Valencia, renunció a su cargo a causa de su relación con a un caso de corrupción de larga duración. Camps supo la semana pasada que tendría que ser juzgado por el supuesto regalo de cuatro trajes, valorados en 12.000 euros del empresario Francisco Correa, como parte del escándalo de corrupción Gurtel.

Print Friendly, PDF & Email