El Business Spectator publica un artículo firmado por Tracy Rucinski y Jose Elias Rodríguez en el que fustiga las medidas de la reforma energética aprobadas por el gobierno, especialmente las que afectan al autoconsumo y gravan la tenencia de placas solares. Apuntan: “Es como pedirle a los ciclistas que paguen un impuesto para mantener abiertas las gasolineras que no utilizan”. Hace apenas dos días la revista Forbes también criticó las medidas contra las renovables de la reforma española.

El artículo del Business Spectator

El Business Spectator dice: “Dos semanas después de que el Gobierno español lanzara una serie de gravámenes sobre la energía verde, Iñaki Alonso contrató a dos trabajadores para quitar los paneles solares que había puesto en su tejado sólo seis meses antes. Alonso, un arquitecto especializado en proyectos ecológicos, calculó el coste de generar su propia energía bajo la nueva ley energética y decidió que los números no cuadran.”

Se detalla cómo: “Impuesta por decreto, la reforma tiene como objetivo recaudar fondos para hacer frente a una deuda de 26.000 millones con los productores de energía que el Estado ha acumulado a lo largo de los años al regular los costes y precios de la energía. El gravamen solar se fijó en 6 céntimos de euro por kilovatio-hora. Los españoles que han generado su propia energía independiente en sus casas bajo un sistema conocido como `autoconsumo´ se encuentran entre los más afectados por las políticas que dicen castiga, en lugar de fomentar, la eficiencia energética.”

El texto señala también: “Algunos propietarios de paneles solares planean rebelarse e ignorar el plazo del gobierno, confiando en que los tribunales tendrán reparos en respaldar las enormes multas. `Si me gasté 600 euros en instalar paneles solares y la multa es de 6 millones… que decida el juez´, dice Sergio Pomar, director ejecutivo de instalacione de eficiencia energética de INEL. La ex secretaria de Estado Teresa Ribera por su parte critica el impuesto diciendo: `Es como pedirle a los ciclistas que paguen un impuesto para mantener abiertas las gasolineras que no utilizan´. “

[Leer el artículo completo en Business Spectator]