“Toda realidad que se ignora prepara su venganza” (Ortega y Gasset)

-En los últimos ocho años han muerto 23 israelíes a causa de los ataques con cohetes Qassam que las milicias armadas de Hamás lanzan desde Gaza. En el mismo periodo de tiempo han muerto en ataques israelíes más de 3.800 palestinos, la mayoría civiles.

-Israel ocupa Gaza y Cisjordania desde 1967. Es una ocupación ilegal. Naciones Unidas exige el regreso a las fronteras anteriores a esa ocupación, pero Tel Aviv hace oídos sordos.

-Israel sigue anexionándose nuevas áreas en Cisjordania a través de la construcción de carreteras o del muro de cemento conocido como el muro del apartheid.

-Gaza y Cisjordania están separadas por territorio israelí. Casi ningún palestino tiene permiso para viajar de Gaza a Cisjordania o viceversa. Es decir, la población palestina está completamente dividida en dos geográficamente. El Ejército israelí controla las fronteras de los dos territorios.

-Israel inició el asedio de Gaza en cuanto Hamás ganó democráticamente las elecciones legislativas de 2006. La comunidad internacional fomentó ese aislamiento de la Franja al suspender sus ayudas económicas, de las que dependían buena parte de los funcionarios palestinos. Ese bloqueo, en el que participaron nuestros gobiernos europeos, condenó a la Franja a una crisis humanitaria.

-Israel quiere acabar con Hamás, acusa a la organización de terrorista y fundamentalista. Pero en su día tampoco aceptó a Al Fatah. No olvidemos que el Ejército israelí estuvo a punto de matar a Yasser Arafat y lo mantuvo aislado y asediado en su residencia presidencial durante meses. 

-En las cárceles israelíes hay 10.000 palestinos. Más de 300 son menores. Hay cientos de hombres retenidos sin cargos, en virtud de una ley que así lo permite: Los palestinos pueden ser arrestados sin cargos y permanecer en prisión seis meses; a los seis meses se pueden prorrogar su estancia en cautiverio otros seis meses, y así hasta dos años.

-Los palestinos tienen restringida su libertad de movimientos y son sometidos a eternos trámites burocráticos. Las ciudades de Cisjordania están divididas como si fueran cantones por carreteras de uso exclusivo israelí. La población está aislada.

-Israel nació declarándose un Estado judío, y para mantener esa esencia judía aísla y discrimina a los palestinos. Algunos analistas acusan a Israel de no ser una auténtica democracia, sino más bien una etnocracia, un país que favorece a una etnia y aparta a la otra por considerarla una amenaza contra su esencia judía.

-Los judíos temen convertirse en minoría en su propio país. Por eso Israel asume como ciudadanos propios a los judíos de todo el planeta pero no a los palestinos que han nacido y crecido en aquella tierra.  No proporciona servicios sociales a los palestinos, los aparta de sus instituciones, los coloca al otro lado del muro. Si algún día termina aceptando la creación de un Estado palestino, éste nacerá sin infraestructuras, sin tejido social, devastado.

-Las resoluciones de la ONU se acumulan olvidadas en algún cajón de oficina. La comunidad internacional demuestra que no tiene ningún interés en sacarlas de ahí.

         (Olga Rodríguez está especializada en información sobre Oriente Medio. Ha trabajado como periodista en varios puntos de la región, entre ellos la Franja de Gaza.)

Print Friendly, PDF & Email