El corresponsal en España del diario moscovita Rossiyskaya Gazeta observa con preocupación la polémica levantada en nuestro país por las negociaciones de la petrolera Lukoil para entrar en el accionariado de Repsol. Considera que se trata de una operación económica que podría salvar empresas y beneficiar intereses mutuos, aunque en España, el gobierno y los medios la están analizando en clave política. Pavel Golub lamenta además en esta entrevista de radiocable.com, las informaciones publicadas que están relacionando a Lukoil con criminales rusos.

La plataforma de Repsol en Casablanca
(Foto: Repsol)

Pavel Golub explica que en España se está hablando de Repsol como”una joya” que debe seguir siendo española, pero para los rusos no tiene tanta importancia quien dirige la empresa como invertir. Y advierte que el problema de la falta de inversión es mutuo entre ambos países y cree que sería importante desarrollar la cooperación en esta área y que varias empresas se beneficiarían de ello. Pero considera que la decisión va a ser exclusivamente política.

Al corresponsal ruso le preocupa además algunas de las informaciones que se han publicado sobre la petrolera Lukoil en el sentido de que está dirigida por criminales de las mafias. Asegura que conoce la empresa y a sus dirigentes y que no cree que estén supeditados a órdenes de la mafia. No excluye que haya criminales que tengan una participación en el accionariado de la empresa, pero eso no quiere decir que estén mandando.

Me preocupa que las negociaciones han levantado en España una ola de ideas anti-rusas. Se habla de manera anti-rusa. Yo soy ruso, represento a mi país y no me gusta nada cuando sevdice que los criminales mandan en mi país o en una de las mayores empresas de mi país. No es justo y no es correcto. “