El diario británico analiza en un artículo de Ambrose Evan Pritchard los datos que muestran la competitividad recuperada por España a base de hacer una dura “devaluación interna”. Pero apunta que muchos economistas creen que aunque tenga cierto éxito, puede que está política esté haciendo que España vaya a por una senda equivocada despilfarrando el talento de toda una generación.

Protesta contra los recortes
(Foto: Flickr/@popicinio)

El Daily Telegraph señala: “Nuevos datos de la OCDE muestran que España ha reducido la brecha en los `costes laborales unitarios´ con Alemania un 5,5% solo en el último año. Y ha recuperado 4.6% con Francia y 6.6% con Austria desde finales de 2011, al recortar salarios y seguir una política de tierra quemada de `devaluación interna´”.

Y asegura: “Pero los economistas dicen que no está nada claro que España esté persiguiendo la meta correcta, o incluso que se puede recuperarse dentro de la Unión Monetaria Europea. La deflación ha empujado el número de desempleado al 26,2% con un desempleo juvenil del 55,9%. `Esto ha tenido un coste enorme. Si dejas a toda una generación sin trabajo, dañas la tendencia de tu tasa de crecimiento durante mucho tiempo´, asegura Marchel Alexandrovich de Jefferies Fixed Income.”

El texto cita también al profesor Charles Wyplosz de la Universidad de Ginebra que sostiene que la estrategia impuesta por Alemania y Bruselas es un error: “Existe la opinión generalizada de que la falta de competitividad en el Sur es la causa de la crisis, pero estos desequilibrios son sólo un síntoma. El verdadero problema de España ha sudo la burbuja inmobiliaria, pero es un enorme despilfarro del talento de la gente -y una pérdida de dinero- acabar con ella de un modo tan brutal”.

[Leer el artículo completo en The Daily Telegraph]

El Daily Telegraph es un diario británico fundado en 1855. Está considerado el diario conservador de referencia y suele defender posturas atlantistas y antieuropeas. Pertenece desde 2004 a los hermanos David y Frederick Barclay -considerados los dos hombres más ricos del Reino Unido en el sector de los medios y la publicidad- que también poseen la revista The Spectator y el diario escocés The Scotsman. Es el primer diario británico que creó una edición online en 1994. En marzo de 2012 su circulación fue de 576.378 ejemplares, la mayor entre los grandes rotativos británicos, excluyendo a los sensacionalistas.