La revista estadounidense publica un reportaje sobre las últimas manifestaciones de los Indignados, el desalojo violento del campamento de Sol y el resurgimiento del movimiento. Apuntan que tras un periodo de cierta inactividad, el 15M se ha revivido, espoleado por la reacción de autoridades y policía. Y analizan si lo que ha provocado todo este resurgimiento puede ser la próxima visita a Madrid de Benedicto XVI.

Manifestación en protesta por el desalojo de Sol
(Foto: Flickr/Pollobarba)

El texto es de Lisa Abend y destaca: “Los indignado están de vuelta. Hace unos días, los únicos restos físicos de su movimiento fueron unos cuantos puesto con lonas esparcidos por Sol funcionando como centro de información y un puñado de manifestantes variopintos echando siestas al sol de la tarde. Sin embargo, el martes y el miércoles, el movimiento revivió, y envió a miles de manifestantes a las calles de Madrid. Y para este resurgimiento, las autoridades no tienen a nadie más a quien culpar que a ellas mismas”.

La revista explica como tras tolerar durante meses la sentadas y acampadas del movimiento, a primeros de agosto, los gobiernos central y autonómico se pusieron de acuerdo para desalojar la Puerta del Sol de Madrid. Incluso se bloqueó el acceso a la plaza durante dos días: “Cierre brusco de estaciones del metro? Helicópteros de la policía? Muchos de los manifestantes - por no hablar de los españoles de a pie - parecían sorprendidos de que, de repente, se hubiera llegado a esto. “Parece desproporcionado“, dice la manifestante Aida Fernández, de 30, que apunta a un cordón de unos 20 policías con equipo antidisturbios de su posición detrás de una barrera“.

“Pero su amigo Manuel Serra cree que entiende la razón. “Quieren limpiar la plaza antes de la visita del Papa“, dice, refiriéndose a un viaje que Benedicto XVI va a hacer a Madrid a mediados de agosto para celebrar el Día Mundial de la Juventud. Su opinión es compartida por muchos de los manifestantes, que, bloqueados por la policía antidisturbios cuando intentaban llegar a Sol.

Time recoge como “el director ejecutivo de la Jornada Mundial de la Juventud niega que la organización tenga nada que ver con el desalojo. “No hemos pedido esto”, dice Yago de la Cierva. “Estas decisiones las toma el gobierno.” Un portavoz de la delegación del Gobierno Nacional en Madrid también rechazó cualquier relación entre la visita papal y la acción policial. Pero si no es por el Papa, ¿entonces qué? Ninguno de los políticos responsables en última instancia de la acción han hecho declaraciones públicas sobre la decisión de despejar la plaza. Y la respuesta de sus subordinados ha sido decididamente vaga aunque bien coordinada“.

[Más noticias sobre España en la prensa extranjera en la sección Nos Miran]

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Lo de Sol se ha convertido en una acampada inaceptable, creo no se puede consentir en un país que acaba de votar en unas elecciones libres, el 15 M no se puede imponer tendrá que pasar por las urnas, es lo que pienso, bogoitear la llegada del papa una cobardía.