Fomentar valores democráticos, como el diálogo, el consenso y la participación desde la infancia y en su sentido más práctico. Esa es la finalidad de la iniciativa de presupuesto participativo que se está llevando a cabo en Elche. El Ayuntamiento reservó 100.000 euros para financiar proyectos en favor de los menores. Y los propios niños de entre 8 y 11 años presentaron 58 propuestas en asamblea. Nueve de los proyectos fueron considerados viables y ahora los escolares son los encargados de elegir en una votación en qué gastar el dinero.

Un niño votando
(Foto: Flickr/soyignatius)

La primera tanda de votaciones empezó el pasado lunes, 7 de febrero, y acaba este viernes 11. Hasta ese día los alumnos de 27 colegios, 11 del Camp d’Elx y 16 de la zona norte, están ejerciendo su derecho al voto de una forma totalmente democrática. El resto de escolares votaran las propuestas entre el 21 y el 25 de febrero.

Los proyectos entre los que pueden elegir son nueve. Columpios para discapacitados en parques infantiles, instalación de tubos, barras y sillas giratorias en los parque infantiles, zonas de patinaje en los parques o más fuentes de agua en los colegios públicos y parques se unen a otras propuestas como mejorar los suelos de arena en los parques, instalar semáforos con pulsador cerca de los colegios o pintar las porterías, canastas y líneas de las pistas deportivas en centros escolares públicos. Cierran la lista de proyectos propuestos, la instalación de redes en las porterías y canastas, y la colocación de vallas de seguridad en los alrededores de parques y colegios públicos.

Uno de los colegios públicos en los que se están tomando muy en serio el proceso participativo infantil es el Mestre Narciso Merino de Las Bayas. Su director, Santos Henarejos, destacó que “los niños están muy motivados ante la posibilidad de votar”. Henarejos explicó que “se les está enseñando el valor de la participación democrática, y es una labor educativa que nos toca hacer a nosotros como educadores”.

La intención es estirar la partida de 100.000 euros lo máximo posible. Por eso, primero se atenderá la propuesta más votada, y si ésta no requiere de toda la partida, se podrá gastar en el segundo proyecto más votado por los escolares.

El proceso participativo infantil, se inició el pasado mes de octubre con la convocatoria de las asambleas y la presentación de propuestas por parte de los niños y niñas de entre ocho y once años de edad, que decidieron participar.

Print Friendly, PDF & Email
1 replica a este post
  1. Democracia en los colegios.

    La democracia se enfrenta una contradicción; la educación también, al tratar de facilitar, por un lado, la integración social del individuo y la sociedad por otro quererlo marginar.
    No hay vida plenamente humana en solitario, sino sólo en sociedad; el hombre es un animal social, el animal polílico del que hablaba Aristóteles-, por otro, al tener que evitar que el individuo, que no tiene otro remedio que vivir en sociedad, no sea modelado y absorbido por completo por unas sociedades que han degenerado por las desigualdades y los conflictos sociales que ocasionó el establecimiento de la propiedad privada, que Rousseau, fiel a la tradición cristiana de los primeros padres de la Iglesia, considera fuente de opresión, injusticia y degradación.
    Democracia es una forma de organización de grupos de personas, cuya característica predominante es que la titularidad del poder reside en la totalidad de sus miembros, haciendo que la toma de decisiones responda a la voluntad colectiva de los miembros del grupo.
    En sentido estricto la democracia es una forma de gobierno, de organización del Estado, en la cual las decisiones colectivas son adoptadas por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que le confieren legitimidada representación a los que hayan resultados electos.
    En sentido amplio, democracia es una forma de convivencia social en la que los miembros son libres e iguales y las relaciones sociales se establecen de acuerdo a mecanismos contractuales, no siempre respetados, ya que hay movimientos sociales que no son políticos en cuanto a partidos, sino que defienden la ecología, el medio ambiente, la educación pública gratuita y pluralista y los medios de comunicación les llama anarquistas, terroristas, violentos y antisistema, comprender todos estos fenómenos, es educar en la vida cívica.

    La democracia se ha perfilado como el sistema político estable en nuestro país. Sin embargo, dicho sistema no ha sido capaz de dar respuesta a todas las necesidades sociales, especialmente en el ámbito educacional en donde persisten las graves desigualdades sociales producto de la privatización de la educación y por tanto la democracia en cuanto a participación no ha sido efectiva, a pesar de la revolución pingüino y el paro de los docentes, de todas manera se aprobó una ley contraria a lo que pedíamos.
    La participación ciudadana, no es el mejor ejemplo de democracia, en el colegio consiste en adoptar decisiones informadas para que la comunidad escolar proporcione los mejores servicios y oportunidades educativas, por ello solicitar que se cumpla con la contratación de los docentes para cubrir los planes y programas de estudios, es una necesidad que se expresa en la base.

    La formación educativa favorece la participación y la contribución de un ciudadano interesado en los asuntos públicos, aportando con sus puntos de vistas, inquietudes y soluciones, siempre que exista la libertad de expresión y una comunidad democrática que acoge aquellas intervenciones, lo que no resulta siempre así.
    La participación de los alumnos en los colegios en la elección de su directiva ha sido un evento pleno de educación cívica, los alumnos organizados participan en el Concejo Escolar.
    El ejemplo que entregamos como sociedad, no es la mejor y afecta la formación de las personas, así como no se aprende la biología por el solo hecho de estar en el mundo, tampoco se aprende a vivir en democracia y respetar los derechos humanos por el solo hecho de vivir en una sociedad con estas característica, además tenemos un pasado reciente que no se caracterizaba precisamente por ser respetuosa y democrática, cuyos rezagos aparecen frecuentemente en la normativa educativa.