En teoría la llamada Web 2.0, a través de sitios como Facebook, Dailymotion Twitter o Myspace, podría permitir a la gente de entornos modestos ampliar sus contactos y construir una red que supere las barreras sociales, culturales o profesionales. Para demostrarlo Orange Labs y Fundación Internet de Nueva Generación realizaron un estudio-encuesta en Francia. Pero el resultado que ha publicado Liberation, es que por ahora las herramientas de redes sociales no han conseguido romper la tendencia y se mantienen las fronteras y comportamientos de la vida real.

Logos web 2.0
(Foto: Flickr/The Voyager)

El blog Peregrino mundo se ha hecho eco también de las conclusiones que muestran que las categorías socio-profesionales más altas filtran más los contactos en la web que el resto de los trabajadores o gente con menos formación. Los niveles más altos de la escala social estudian detenidamente los perfiles antes de aceptar ??un amigo? mientras los otros sectores los aceptan rápidamente o, simplemente, viendo la foto. Los primero también calculan y construyen mucho más su imagen y toman la iniciativa en sus relaciones. Las categorías menos formadas en cambio son más exhibicionistas pero, también, más pasivos.

Exisitía la esperanza de que la red pudiera ayudar a ??restablecer el equilibrio? entre los niveles de alta formación y profesionales más cualificados, con habilidad para crear redes sociales, profesionales y familiares, y aquellos que tienen menos recursos de este tipo, por nacimiento o cultura. Pero de momento este cruce entre sectores y clases sociales, no se está produciendo.